Golden Kamuy, Reseña del capitulo 08

Aun con buenos o malos motivos, la acción de quitar vidas, es una carga.

Siempre es interesante ver el perfil de un asesino, aunque siempre termina en el hecho de una persona quitándole la vida a otras, pero en el día de hoy ver a henmi  tener miedo, no de morir, si no que morir de manera aburrida, el como matar para el es como lo es para nosotros comer.


La necesidad de matar se puede ver que no es algo que nace de un día para otro, es algo que se viene formando durante mucho tiempo, ver a Henmi recordar como un jabalí mato a su hermano y no que fuera un hecho traumatico, si no que fuera el detonante y la mayor motivación para asesinar. El ver como luchaba su hermano, ver que quería vivir, el luchar para proteger la vida. Pero esta ocasión jodidamente distinta a los demas asesinos, mientras que los otros buscaban explicar un poco el porque hacían las cosas, digamos que poner ese tono gris para tener una excusa, mientras que  Henmi, es alguien feliz, que no duda en matar a alguien por el simple y llano hecho de que disfruta el matar, que demonios es algo que lo excita. Algo que he de mencionar es chistoso ver como Sugimoto rescata a quien estaban buscando, el ver un poco la contra parte de Henmi, Sugimoto con el pasado donde al estar manchado de la sangre de los que mato, el como desea expiar sus pecados
recordando a los caídos y pretende que su muerte no sea algo pacifico. Por muy bonito y conciliatorio que suene una, por burda y rara, o con tintes buenos, el estar muerto es el fin, aun suponiendo que hay vida después de esta, es un hecho que es el fin de este mundo. Por mucho que Henmi muera de forma épica ante alguien similar como el o Henmi piensa en todas las personas a las que ha asesinado o el hecho de que quiera morir de una forma violenta, sencillamente eso no hará que a quienes recuerda vuelvan en su mente.
La analogía que sigo aquí seria la siguiente, el tomar 500 ml de agua inodora e incolora, pero esta se te da en 3 en envases distintos. El primero es una botella de vidrio simple, sin adornos y sin etiquetas.El siguiente es un vaso térmico de metal, a leguas se nota que es caro. La tercera es una botella plástica, que esta claramente desgastada y con mucho tiempo de uso. Independientemente de cual escojas, el contenido sera exactamente el mismo, por muy poética, nimia o despreciable que pueda ser la motivación, el resultado sera el mismo.



Aquí te dejamos el link de descarga del capitulo:





Entradas que pueden interesarte

disqus

Estás escuchando:

Lorem ipsum dolor sit amet.

Mollitia veritatis dolores impedit.